Etiquetas

, , , , , , ,

Con estos dos vídeos quiero dejaros un claro ejemplo de lo que siempre insisto en las clases: el rigor rítmico. Y, de paso, que conozcáis al gran pianista Grigory Sokolov.

En el primer vídeo interpreta “Le tic toc choc” del compositor francés François Couperin (1668-1733); una obra barroca  original para clave que Sokolov interpreta de forma brillante al piano.

En el segundo vídeo he escogido el tercer movimiento de la sonata nº7 en Sib mayor del compositor y pianista ruso S. Prokofiev (1891-1953): “Precipitato”. Aunque no es la velocidad más rápida (podéis compararla con la versión de Glenn Gould en Youtube) consigue una sensación de gran velocidad y vertiginosidad debido al rigor rítmico del que siempre hablo, un tempo continuo de principio a fin que hipnotiza.


En las dos obras, aunque muy alejadas en el tiempo, podréis observar la importancia del ritmo, de dar a cada figura su valor y mantener el tempo de principio a fin, es decir, de la importancia del rigor rítmico.

Anuncios