Etiquetas

, , , ,

“El revés y el derecho” (Alianza Editorial, S.A., Madrid, 2010)

Autor de obras como El Extranjero (1942), La Peste (1947) o Estado de Sitio (1948),  Albert Camus (1913-1960) escribe El revés y el derecho entre 1935 y 1936, publicándolos un año después en una tirada muy reducida en Argelia. Reticente en un principio a su reedición por encontrarlos torpes de forma, accede al fin en 1958 introduciéndole un bello prefacio en el que encontraremos algunas reflexiones sobre su propia obra que nos ayudarán a entender no sólo cómo abordó su trabajo durante su vida, sino también su visión sobre el proceso creador, el artista y la búsqueda continua del mismo en su actividad creadora.

Entre las muchas reflexiones sobre esta temprana obra encontraremos claras alusiones al trabajo del artista, al germen a partir del cual emana la creación: afirma que en estos ensayos encuentra “ese manantial único que alimenta de por vida lo que es y lo que dice”, manantial que, cuando se seca, deja que la obra se acartone y resquebraje; “tales son las ingratas tierras del arte que ya no riega la invisible corriente”. Se refiere al paso del tiempo, al joven artista, al artista ya maduro, al principio que lleva a todo artista a ser artista y  que no debe perder. Quizá con palabras del propio Camus:

“…la obra de un hombre no es sino ese largo caminar para recuperar, pasando por los desvíos del arte, las dos o tres imágenes sencillas y grandiosas a las que se le abrió el corazón una vez primera”.

Tan certera es esta visión del artista que engloba todas las artes; añade a esta descripción dos peligros contrarios que lo amenazan: el resentimiento y el contento. Afirma que, para él, El revés y el derecho es ese manantial que le ampara de estos peligros.

Continúa refiriéndose al artista durante el prefacio, cita el descontento afirmando que no cree haber sentido nunca alegría alguna al volver a leer una página concluida. En estas reflexiones alude de nuevo a su descontento con las torpes formas de los ensayos y sostiene que gran parte de su reticencia a la reedición de los mismos fue debida a que “el desorden y la torpeza desvelan demasiado los secretos que más caros nos son”; de aquí derivará una búsqueda de equilibrio entre lo que es y lo que dice, mantiene que “el día en que, sencillamente, se establezca este equilibrio, ese día quizá podría construir la obra con la que sueña”.

Un bello prefacio que, como he dicho al comienzo, hará las delicias de cualquier lector con inquietudes que quiera conocer la visión de la vida del artista de la mano y experiencia propia de un escritor como Albert Camus.

Esta edición de 2010 se complementa con el DISCURSO DE SUECIA, que engloba su alocución ante la Academia Sueca tras recibir el Premio Nobel en 1957 y su conferencia “El artista y su tiempo” en la Universidad de Upsala, en la que Camus afirmó su “insobornable compromiso con la libertad”.

En conjunto, El revés y el derecho nos conducirá a la reflexión sobre nuestro trabajo y papel como artistas, además de ofrecernos referencias que nos ayuden a los que, como Albert Camus, seguimos esa senda de búsqueda definida e idefinida a su vez, “…eso que todos nosotros, artistas sin la seguridad de serlo, pero con la seguridad de no ser otra cosa, esperamos, día tras día, para acceder por fin a estar vivos.”

 

Reseña publicada por Domingo Serrano García en enero de 2012

En la revista nº 22 de Sinfonía Virtual
ISSN 1886-9505

Anuncios